Un monumento y 3.7 millones a cada familia de los dolientes de Pasta de Conchos

El Gobierno Federal planteó a familiares los 65 mineros que murieron en 2006 en una explosión en la mina Pasta de Conchos, en Coahuila, que decidan entre rescatar los restos de sus seres queridos o construir un memorial y recibir una indemnización por familia.

De acuerdo con el reportero Marco Silva, las familias deben elegir entre el rescate o la construcción de un memoria en la mina de carbón; aunque la indemnización está firme y no depende de nada.

Luisa María Alcalde, secretaria de Trabajo, reveló a los medios de comunicación que se presentó a las familias “la posibilidad de que ellos decidan, si continuamos por esa vía (el rescate) o, hay una alternativa de que ahí podamos hacer un memorial para que nunca se olvide lo que sucedió, y que también podamos proceder con la indemnización”.

El noticiero “Por la mañana” de Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula detalló que los trabajos de rescate de los restos tomaría mínimo cuatro años y costaría 170 millones de pesos.

Elvira Martínez, viuda de Jorge Vladimir Muñoz -uno de los minero fallecidos en Pasta de Conchos– y representante de las familias ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, manifestó que “están condicionando el rescate, a que los familiares elijan lo que quieren”.

“Están dando a elegir, si quieres el rescate o una indemnización. Lo que nosotros entendimos, fue así, elegir una cosa u otra”, explicó Elvira Martínez en entrevista con “Por la mañana”.

Por otra parte, señaló que “la indemnización de la que se habla todavía está por definirse, porque la propuesta de ellos es de que la mayoría de las familias estén de acuerdo con esta indemnización. Es algo que no va a suceder, que las 65 familias estemos de acuerdo”.


“Me desconcierta mucho este ofrecimiento que está haciendo el gobierno, y sobre todo a estas altura, cuando ya llevamos más de la mitad del recorrido para que se diera el rescate”, dijo.

Con esta propuesta, subrayó, la remontó a hace 14 años, “cuando estábamos en la mina pidiendo y esperando a que se rescatarán a nuestras familias, con la empresa”.

“Un viernes 27 de febrero de 2006, cuando la empresa nos manda a hablar a las familias, la empresa nos dice que está muy preocupada por nuestra seguridad económica y que por eso quiere ofrecer a cada una de las familias 750 mil pesos.

“Cuando oí esto de la indemnización, de los 3 millones 700 mil pesos, me remontaron hace 14 años y dije, ‘¿qué está pasando?’. Tal parece que estamos hablando con la empresa y no con el gobierno”, recordó.