Senadora de Morena propone eliminar separación histórica de Iglesia-Estado

Mientras que las autoridades gubernamentales se podrían reunir en estos recintos durante los encuentros políticos

María Soledad Luévano Cantú, senadora por Morena, presentó una iniciativa que contempla borrar la separación entre la iglesia y el Estado, hasta ahora existente.

El documento plantea que las Iglesias puedan acceder a los medios de comunicación, mientras que las autoridades gubernamentales puedan acudir a templos sin ser amonestadas e, incluso, que se reúnan en estos recintos durante los encuentros políticos.

Con esta propuesta se pretende borra el “principio histórico de la separación del Estado y las Iglesias”, sin embargo, en el mismo se asegura que se conserva el carácter laico del Estado mexicano.

La legisladora argumentó que son necesarios avances en materia religiosa, los cuales requieren de una adecuación de orden jurídico nacional a las disposiciones constitucionales, además, del derecho internacional aplicables.

Consideró que, entre otras cosas, esto implicaría una actualización de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, por ello la iniciativa propone la plena vigencia del derecho a la libertad religiosa, de conciencia y de convicciones éticas, refirió el diario Reforma.

Tal iniciativa, que reformaría el artículo 8 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, permitirá la asociación, reunión o manifestación con fines religiosos, además de que consentirá que se manifiesten las creencias religiosas en relación con asuntos de carácter social.

Con ello, estas asociaciones religiosas tendrán derecho a realizar actos de culto público religioso, así como proteger su doctrina por cualquier medio de comunicación.

Asimismo, podrán ofrecer asistencia espiritual en instalaciones de los cuerpos de seguridad de todo el país.

Sobre los bienes de las asociaciones religiosas, una vez que sean liquidados no irán a la asistencia pública, y serán puestos a disposición de la Secretaría de Hacienda.

“Sin menoscabo de la laicidad del Estado, las autoridades federales, estatales y municipales podrán asistir en su carácter a actos de culto público, así como, a las actividades que tengan motivos o propósitos similares”, se agregó en el título Cuarto de la propuesta.