Se destapa la cloaca en tesorería ahomense

Los Mochis, Sin.- Lo que pareciera algo imposible de pasar en una oficina pública de gobierno, sería un nuevo escándalo en la administración del gobierno de Manuel Guillermo Chapman Moreno, tras recibir este Semanario una denuncia de dos contribuyentes a quienes se les habría emitido recibos falsos del pago del predial por parte de funcionarios de la tesorería municipal, que encabeza Ana Ayala.
Con el compromiso de omitir sus nombres ante la opinión pública, pero sí sus respectivas claves catastrales, los cuales se publican en las imágenes de este reportaje, representantes legales de dos contribuyentes de este municipio, se percataron de un probable fraude en perjuicio de las familias ahomenses.
Se trata de un funcionario de nombre Fredi Portillo Cervántes, trabajador a cargo del director de Ingresos de la Comuna, Sergio Leyva, quien sería el encargado directo de llevar estos recibos, sin necesidad de pasar por las cajas de la tesorería, los cuales cuentan con firma y sello de la Tesorería.
De hecho, a simple vista, la impresión de los folios no corresponden a una maquina foliadora de imprenta, más bien parece ser de una impresora de inyección de tinta.
Una mujer contribuyente, se lamentó que se cumplió con el compromiso de pago del impuesto predial urbano del periodo Enero a Diciembre de 2019, con el recibo cuyo folio es: U 758497, por la cantidad de 4 mil 615.92 pesos, el pasado 29 de marzo de 2019, sin embargo el 30 de octubre pasado, tal y como se muestra en los documentos de este reportaje, se le requirió para que pasara a pagar a la brevedad su adeudo desde el 2014, lo que le extrañó
También otro contribuyente que emitió su pago el mismo día, por la cantidad de 11 mil 304 pesos, se le requirió para que pagara de inmediato, el impuesto que en realidad ya había cubierto.
Los visitadores que trabajan para la recién creada dirección de cobranza del Ayuntamiento, al momento de que los contribuyentes le dicen que ya pagaron y muestran sus recibos, les indican que esos recibos son falsos, y que ocupan ver ese tema con Fredi Portillo Cervántes.
Al verse preocupados por un adeudo que legalmente ellos cubrieron, buscan a Portillo Cervántes, quien les propone sin hacer cola para pagar a cajas, darle el dinero en efectivo en una cantidad con descuento, y con el compromiso de darles estos falsos recibos donde aparentemente queda saldada su deuda.
Expresan que por dos recibos de pago en el segundo contribuyente, fue por la cantidad de 19 mil pesos, la cual ya se había pagado, pero que Portillo Cervántes argumentaba que eran recibos falsos y que con 5 mil pesos que le dieran a él, todo quedaría al corriente.
Representantes de ambos contribuyentes, se presentaron en la oficina de la Tesorería, para solicitar una carta de no adeudo, y cerciorarse de que esta deuda fuera real, sin embargo hasta el cierre de este reportaje, había pasado más de una semana que se había solicitado y no se les ha entregado.
Denunciaron que esta situación les pasó a unos conocidos de ellos, pero que ellos sí cayeron en la trampa de pagarle por fuera de caja, y ahora se quejan porque les apareció que en realidad no se había pagado.
De hecho, cuando alguien se presenta para solicitar una carta de no adeudo, primero van y revisan si ya es de los “recomendados” de Portillo Cervántes, para darle largas y no expedirle este documento.
Este Semanario investigó al interior del Ayuntamiento, y fuentes cercanas a la Tesorera, confirman que es una red de corrupción que empieza con Portillo, pasa por Sergio Leyva y termina con la dama de las finanzas, excluyendo al director de cobranzas de estas negociaciones.
Incluso, indicaron que uno de los supuestos recibos falsos, cuyo folio es U 394875, por mil 985 pesos, tiene fecha de supuesta expedición del 4 de enero de 2017 y tiene sello y firma de pago de 8 de enero de 2018, lo cual es incongruente pagar un recibo expedido un año atrás.
“Ahí esta otra tranza, llegan los de tesorería, o los enviados de este señor Portillo, te dicen, debes desde el 2014 hasta 2019, danos tanto, y te dejamos en ceros, la gente confía en ellos, y si deben 15 mil pesos y te ofrecen ponerte al corriente con 3 mil, rápido les das el dinero, y te dan recibos cuyas fechas son de años pasados, pero pues se equivocaron en uno de ellos y pusieron mal la fecha del sello”, dijo.
Ante esta situación, la Auditoría Superior del Estado debe con urgencia enviar una auditoría y una investigación, para revisar a detalle contribuyente por contribuyente del impuesto predial urbano, cotejar su historial y emitir una alerta, en caso de que se descubran más recibos falsos, para que la población no se deje engañar por falsos descuentos a cambios de recibos que no son oficialmente válidos.
Este Semanario también está documentando facturas con precios inflados hasta en un 300 por ciento, por cuestión de impresión de lonas y papelería, en un reportaje que se publicará en la siguiente edición.