Revelan que sopas instantáneas tienen ingrediente “peligroso” para el cerebro

¿Eres fan de las sopas instantáneas? La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) reveló que tiene un ingrediente que provoca toxicidad neuronal y hepática.

Las sopas instantáneas como “Maruchan Instant Lunch“ contienen glutamato monosódico (GMS), el cual se agrega para que la lengua resulte más receptiva a condimentos.

Detractores de GMS aseguran que interviene la parte del cerebro que regula la saciedad, contribuyendo a obesidad, además provoca toxicidad neuronal y hepática, informó la Profeco en una nota publicada en la Revista del Consumidor titulada “Daño Instantáneo”.

Además, señalan que, el glutamato monosódico pude producir síntomas como: dolor de cabeza, sofocación, taquicardia, sensación de presión en la cara, adormecimiento de la boca, dificultades para respirar, sudoración, dolor de pecho y debilidad.

Entre otros ingredientes que contienen las sopas instantáneas se encuentran: hidratos de carbono (provenientes de cereales como arroz o las pastas, la mayoría de sémola), cantidades variables de grasas y proteínas, aporte energético que puede ir de las 29 a las 230 kcal por cada 100 gramos de producto; sodio, es de los productos que mayores cantidades de sodio contienen.

Sopas instantáneas no nutren

Luego del análisis que realizó la Profeco, concluyó que las sopas instantáneas no nutren, y reveló que el sabor que aportan es a base de saborizantes artificiales, dañinos para el organismo.

“Estas sopas no te nutren y el sabor que aportan no es a base de vegetales o carne, sino de una serie de saborizantes artificiales que no son buenos para tu organismo”, explicó.

Por su parte, la Food and Drug Administration de Estados Unidos de América (FDA), señaló que este producto es “generalmente reconocido como seguro”. Mientras que, el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) ha declarado que no hace daño.

“Aunque existen personas que presentan síntomas adversos por su consumo, los científicos afirman no haber encontrado, hasta ahora, reacciones consistentes”, apuntó la Revista del Consumidor.