Reacciones al caso Lozoya: Calderón acusa a AMLO, Anaya anuncia demanda y Meade asegura estar localizable

El ex presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, rechazó la noche de este miércoles las supuestas declaraciones que hizo el ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, en su contra sobre su presunta responsabilidad en los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht.

Así lo expresó el ex mandatario, de 2006 al 2012, a través de su cuenta de twitter:

El manejo ilegal y mediático del caso confirma que Lozoya (con el chantaje de tener presa a su mamá) es utilizado por López Obrador como un instrumento de venganza y persecución política. No le interesa la justicia, sino el linchamiento, haciendo en mi caso acusaciones ridículas
Cabe mencionar que antes de esta publicación, el ex panista había replicado un tuit de Carlos Ugalde, ex consejero del entonces Instituto Federal Electoral (IFE), donde señaló que estas filtraciones son una violación al debido proceso.

¡Qué desastre el manejo del caso Lozoya! Lo politizado y desaseado del caso viola debido proceso. Si lo filtró FGR, mal. Si lo hizo alguien más, igual de mal. Carecen de los estándares para manejar una investigación con seriedad. Habrá circo pero no justicia.

Y es que el ex funcionario de Pemex señaló en su acusación revelada este día a través de un documento de 64 cuartillas, que los sobornos de Odebrecht comenzaron con el gobierno de Calderón Hinojosa y se extendieron al gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Incluso, Lozoya Austin detalló que en el sexenio de Felipe Calderón se “gestaron sólidos esquemas de corrupción”, particularmente con la petrolera brasileña, a través de su filial Braskem.

“Tal era la relevancia de la relación entre Felipe Calderón y Braskem, que no solo se le otorgó un contrato por más de 20 años de venta de etano con un descuento inexplicable de aproximadamente 25 por ciento, siendo que el etano tiene un precio internacional, sino que además decidió darle tal relevancia a este acto ilícito, y dañino al patrimonio de la nación, que encabezó, en calidad de testigo, invitando al presidente (de Brasil) Lula da Silva, a la firma de dicho contrato”, el cual fue suscrito por Pemex y Braskem el 23 de febrero de 2010.

Lo anterior fue en el contexto de la cumbre de la Unidad Latina y del Caribe, organizada en Cancún, Quintana Roo. Al final de la reunión, mencionó Lozoya, se emitió un comunicado por la inversión de USD 2, 500 millones de la empresa Braskem.

En dicha declaración, Lozoya también incluyó a los dos rivales del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, en la carrera presidencial de 2018 en la que el tabasqueño resultó victorioso: José Antonio Meade, del PRI (Partido Revolucionario Institucional), quien fue secretario de Energía con Peña Nieto; y Ricardo Anaya, abanderado del PAN y ex presidente de la Cámara de Diputados.

Al respecto, el también ex secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP) también se deslindó de los actos de corrupción a través de la red social. Meade Kuribeña sostuvo que se tratan de acusaciones sin pruebas y que está dispuesto en colaborar con las investigaciones en todo momento.

Mi vida pública la dediqué a construir un mejor país, siempre con absoluta honorabilidad y legalidad. Un criterio de oportunidad sirve para conocer la verdad, no para acusar sin pruebas a quienes denunciamos ilícitos y ayudamos a que este caso se llevara a la justicia. Seré respetuoso de las investigaciones. Anticipé a la autoridad que estoy formalmente localizable. No habré de abonar a escándalos mediáticos

Por su parte, Ricardo Anaya Cortés, quien presuntamente habría recibido 6.8 millones de pesos para sacar adelante la reforma energética, difundió un video donde asevera que el señalamiento en su contra “resulta no solo falsa, sino verdaderamente absurda”.

De existir esa supuesta complicidad, ¿por qué cuando yo ya era presidente del PAN, presentamos una denuncia en contra de Lozoya por la compra de Agronitrogenados?, ¿y por qué señalé repetidamente el caso de corrupción de Odebrecht a lo largo de mi campaña presidencial, e incluso ofrecí procesar a Lozoya y al propio expresidente Peña Nieto?
Además, adelantó que ante estas acusaciones demandará este viernes a primera hora a Lozoya Austin ante los juzgados por daño moral, con el fin de que se valoren las pruebas y se dicte una sentencia.

Si alguien cometió un acto de corrupción y existen pruebas, que se le castigue con todo el peso de la ley. Pero que el gobierno no quiera utilizar este asunto, sin pruebas ni fundamento, para embarrar a todos los opositores de López Obrador

Cabe mencionar que Emilio Lozoya, quien está acusado de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, afirmó que tanto Enrique Peña Nieto como su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, orquestaron, entre diciembre de 2013 y abril de 2014, una serie de sobornos por más de 52 millones de pesos a legisladores panistas para aprobar la reforma ya mencionada.

Entre los implicados están los ex senadores Ernesto Cordero y Salvador Vega. Así como Francisco Dominguez y Francisco García Cabeza de Vaca, actuales gobernadores de Querétaro y Tamaulipas, respectivamente.

Por su parte, el gobernador de Querétaro, descalificó este miércoles las acusaciones que lo señalan como una de las personas que recibió sobornos. “El señor Lozoya ha pretendido involucrarme, con una bajeza inaudita, en actos de corrupción. Ha aportado sus dichos que valen lo que su prestigio: nada”, dijo en conferencia de prensa.

Asimismo, indicó que las palabras de un «delincuente confeso» no pueden considerarse como creíbles.