Por capricho, Billy Chapman le quita la vida al Museo Regional

Desde el 4 de abril del 2019 desapareció. Nadie más lo ha vuelto a ver con vida. El Museo Regional del Valle del Fuerte sucumbió a los “caprichos” del alcalde de Ahome, Manuel Guillermo -Billy- Chapman Moreno. Y le quitó la vida.

Las sonrisas políticas del “rescate” se lo llevaron junto con sus llaves. Su esencia real ya no palpita. Cumplió 30 años desde su inauguración el 3 de marzo de 1990 y de ser rescatado por el gobierno municipal de Ahome, se cubrió de olvido y tiene una negruzca pátina de ignorancia.

El Museo Regional del Valle del Fuerte cayó en auxilios insensibles e irresponsables. La administración del alcalde Manuel Guillermo Chapman le puso el ojo encima y el embrujo fue suficiente.

La también llamada Casa Chapman, desde donde uno de los antepasados del Presidente sonaba a balazos la campana de la Iglesia del Sagrado Corazón, cumplió años festejada por el enjundioso polvo y su nutrida soledad.

Desde que el Director del Instituto Sinaloense de Cultura, Papik Ramírez Bernal, lo arrojara en manos del Billy se confirmó el desastre cultural.

Víctor Carrazco, el Director del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Ahome no sabe qué hacer con la cesión que desde el día de la toma de protesta del Presidente Municipal le hiciera el Gobernador Quirino Ordaz Coppel.

Estos más de 11 meses desde la entrega lo confirman. Hoy es un edificio abandonado.

Antecedentes

La historia lo traiciona. El Museo Regional se levantó de las ruinas en el año 1990 luego de haber estado deshabitado desde 1957.

Su primer habitante fue Ignacio Gastélum, posteriormente fue morada, por un corto tiempo, del doctor William Chapman, quien era el director del hospital del desaparecido ingenio de Benjamín Francis Johnston.

El Museo Regional del Valle de El Fuerte, posee un importante acervo sobre los hechos históricos, sociales y culturales de la región del Valle de El Fuerte, en el norte de la entidad.

Su descripción museográfica indica que posee en su exhibición permanente una colección de piezas de la Cultura Yoreme, también conocida como Mayo, que hoy nadie admira.

Ofrecía servicios de exposiciones temporales, visitas guiadas, información histórica, orientación, talleres artísticos, y espectáculos entre otras actividades culturales. Todo se fue a la basura.

El museo contaba hasta su traspaso a las manos del Billy y el West con seis salas de exhibición, cuatro de ellas permanentes y dos temporales, mismas que recibían un promedio de 15 exposiciones al año.

La esquina de Antonio Rosales y Álvaro Obregón s/n, en la colonia Centro, es uno más de los desastres de la administración del Alcalde Billy Chapman.

La construcción y el desahucio

El arquitecto Ascencio López, cuando planeó y construyó en 1903 la casa de Los Cipreses, que hasta hoy se conoce, a pesar de todo, como Museo Regional del Valle del Fuerte, no supuso su destino final.

No sabía de los sueños oscuros por recuperar un espacio histórico cultural para satisfacer intereses personales de una administración municipal que a la fecha no da signos de vida para ese recinto.

La primera zafra y la última ya son historia. Hoy el destino de la Casona cuidada por tanto tiempo por Jesús Zazueta Sánchez, y su hijo, como bastiones del Patronato del Museo, deja atrás los apoyos de la señora María Teresa Uriarte de Labastida y su afán cultural y de tantas generaciones de artistas y promotores forjados en sus rincones y con su labor.

Uno de los pocos vestigios de la desaparecida colonia americana se rescataría para la comunidad en 1990. El segundo rescate fue un naufragio cultural.

El acto oficial

El 4 de Abril del 2019, con la firma del acuerdo entre el Presidente Municipal Billy Chapman y el Director del Instituto Sinaloense de Cultura ISIC Papik Ramírez Bernal, se hacía oficial la transferencia del Museo Regional del Valle del Fuerte de parte del Estado de Sinaloa al Municipio de Ahome.

La firma del documento solo recuerda la pifia de ambos gobiernos. El discurso de entonces aún más.

“Me parece afortunado que el Municipio se interese y se haga responsable de este espacio, y que puedan abonar al desarrollo cultural de Ahome y la región del Norte de Sinaloa”, dijo Papik Ramírez, quien expresó estar seguro que este recinto será a partir de hoy más provechoso de lo que ha sido” (extracto del boletín oficial).

Claro, la historia hasta la fecha registra que eso no es así.