Noemí, Inés, Esperanza y más: las mujeres en la estructura criminal del CJNG

En estas dos semanas se dio la noticia del arresto de dos mujeres ligadas al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) supuestamente con roles importantes en la organización criminal.

Esperanza Rodríguez Rojano fue detenida el pasado 24 de julio en la Ciudad de México por el asesinato de los israelíes Alon Azulay y Jony Ben en la plaza comercial Artz.
Esperanza afirmó que el CJNG le pagó 5,00 pesos por asesinar a dos israelíes (Foto: Twitter)

Aunque en un inicio dijo que el ataque fue por una infidelidad de uno de los hombres al que conoció en Facebook y que planeó el crimen con dos sujetos, en una segunda declaración confesó ser una sicaria contratada por el CJNG.

Esperanza tuvo una audiencia ante personal de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México donde indicó que recibió una serie de indicaciones muy precisa de cómo debía llevar a cabo la operación.

La segunda mujer fue Maine de la Cruz Rojas capturada el 4 de agosto por la Fiscalía General de la República (FGR) en San Luis Potosí junto a Edgar Herrera Pardo, alías El Caimán.

Resultado de imagen para Maine de la Cruz Rojas

Maine es modelo y ganó en octubre de 2016 un concurso de bikinis organizado por la casa de apuestas Caliente.

Según información de las autoridades, ambos mantienen una estrecha relación con el líder del CJNG, Nemesio Oseguera Cervantes, alias El Mencho.

De acuerdo con Infobae, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos tiene fichadas a ocho mujeres acusadas de presuntamente lavar dinero y el tráfico de droga para el CJNG.

Rosalinda, Noemí, Berenice, Marisa Ivette, María Elena, Érika, Abigaíl y Estela pertenecen a la familia de Abigael González Valencia El Cuini, quien se encarga de las finanzas del cártel.

La mayoría de las mujeres ligadas al cártel forman parte de la estructura de Los Cuinis (Foto: archivo)

Rosalinda es esposa de El Mencho. Fue detenida el 27 de mayo de 2018, señalada de ser la administradora de la organización, pero quedó en libertad el 6 de septiembre ante la falta de pruebas.

Después de que el pasado 30 de julio se conociera del traslado de El Cuini al penal de máxima seguridad del Altiplano y que un juez ordenara que lo regresaran inmediatamente al Reclusorio Norte, surgieron pruebas de que gozaba de privilegios en el penal.

El líder financiero del CJNG vivía con servidumbre y chef, además de que recibía mujeres sudamericanas, quienes le prestaban servicios íntimos.