Nancy Michelle, la funcionaria de Tijuana que secuestró a integrantes de los Arellano Félix

Mientras aparentaba ser una estudiante de Derecho y asistente del secretario de Gobierno Municipal, Raúl Corona Sesma, Nancy Michelle Mendoza Moreno secuestraba a integrantes de organizaciones criminales como del Cártel de los Arellano Félix.

Nancy era una joven delgada y atractiva, pero también era una de las secuestradoras más sanguinarias de “Los Palillos”, banda delincuencial que un principio pertenecían al Cártel de los Arellano Félix.

Dicha banda de secuestradores operaba entre México y Estados Unidos, y entre 2005 y 2007, cometió 9 asesinatos violentos en Chula Vista y Bonita, California.

Al menos dos cuerpos de sus víctimas los disolvieron en ácido, por lo que se convirtieron en uno de los objetivos principales de la Policía de San Diego.

De acuerdo con la Fiscalía de California, desde los 19 años, Nancy se involucró en el secuestro de criminales que se escondían en California. Una de sus víctimas fue Eduardo González Tostado, empresario de Tijuana, quien mantenía una relación cercana con los Arellano Félix.

Ante un juzgado en Estados Unidos, González Tostado confesó que citó a la joven en un café, y pensó que sería fácil llevarla a la cama, pero todo se trató de una trampa.

Cuando él fue a la casa de Nancy, hombres vestidos con uniformes de policías, gorras negras y la cara tapada lo golpearon y estuvo secuestrado nueve noches en una pequeña bodega de un domicilio, ubicado en la calle Point Dume en Chula Vista.

En mismo lugar, también mantuvieron secuestrado a Jorge García Vázquez, cuñado del encargado de las finanzas de los Arellano Félix, Jesús “El Chuy” Labra, a quien Nancy sedujo en un gimnasio de la cadena “24 Hours Fitness” en San Diego.

Nancy fue detenida el 13 de agosto de 2010 en Tijuana, y después extraditada a Estados Unidos. Dos años más tarde, fue sentenciada en California a dos cadenas perpetuas.