Muere por coronavirus el presidente de Banco Santander

El presidente del Consejo de Administración del Banco Santander en Portugal, António Vieira Monteiro, de 73 años, falleció este miércoles en Lisboa tras contraer coronavirus, según confirmaron a Reuters fuentes familiares.

Vieira Monteiro se convirtió en presidente del Santander Totta en 2019 después de siete años como jefe ejecutivo. Dirigió el banco durante un período de austeridad, crisis económica y de deuda en Portugal.

Un portavoz de Santander confirmó que Vieira Monteiro había muerto, pero no dijo la causa de la muerte, informa Reuters. El periódico portugués ‘Jornal Economico’ dijo que Vieira Monteiro era puesto en cuarentena a principios de este mes después de un viaje a Italia, y estaba en cuidados intensivos en un hospital de Lisboa desde la semana pasada.

A través de un comunicado, el Banco Santander Portugal ha expresado su más profundo pésame por la muerte de su presidente, António José Sacadura Vieira Monteiro. Vieira Monteiro dedicó toda su carrera a la banca. Fue consejero del Santander en Portugal desde el año 2000 y presidente de la comisión ejecutiva entre 2012 y 2018. Durante su mandato, el banco consolidó y amplió su actividad en Portugal manteniendo siempre el rigor y la determinación que siempre lo han caracterizado.

Pedro Castro e Almeida, presidente de la comisión ejecutiva de Santander Portugal, ha afirmado que durante el liderazgo de António Vieira Monteiro, «siempre mostró perseverancia para hacer de Santander en Portugal una entidad de referencia. Vieira Monteiro era un profundo conocedor del sector bancario, en el que trabajó durante varias décadas, y contribuyó de forma muy relevante a lo que hoy es Santander en Portugal: un banco líder, fuerte y con una enorme capacidad para contribuir al desarrollo del país».

Portugal ha reportado 448 casos confirmados de coronavirus, muy por debajo de los 13.716 de España. Portugal informó de su primera muerte por coronavirus el lunes y dijo se esperaban más. La Ministra de Salud Marta Temido dijo que la primera víctima mortal era un hombre de 80 años con patologías previas que fue hospitalizado en Lisboa.