Milo Ibarra acuerda con delegado de SRE proyecto de atracción turística en Topolobampo y otras sindicaturas

Con la finalidad de favorecer la reactivación económica en Municipio de Ahome mediante la promoción del turismo en la región, el Presidente de Economía de la Canacintra en Los Mochis, Milo Ibarra, sostuvo una reunión con el Delegado Federal de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Sinaloa, Carlos Arredondo Rivera para aterrizar proyectos de atracción turística en la zona de Topolobampo y otras sindicaturas como San Miguel Zapotitlán.

Milo Ibarra consideró que los efectos de la pandemia del COVID19 y el distanciamiento social, así como las medidas de higiene que se han debido tomar, han causado un impacto económico en la población, pero consideró que se deben preparar estrategias para reactivar la economía tan pronto como sea posible. Por este motivo, dijo, ha surgido el proyecto de preparar y potenciar las atracciones turísticas a nivel local, nacional e internacional.

“Sabemos que el Coronavirus está todavía vigente, pero esto se trata de prepararnos para lo que viene, hay sectores como el turismo que es uno de los que se ha visto más afectado porque mucha gente dejó de viajar y de usar este tipo de servicios por la misma situación y es donde queremos apoyar con este proyecto”, explicó el empresario ahomense.

Dentro del proyecto se contempla apoyar a las embarcaciones turísticas que ofrecen servicios en la bahía de Topolobampo con la posibilidad de construir embarcaderos dignos para recibir a las personas y trasladarlas.

“Ellos ocupan muelles, embarcaderos bien hechos donde puedan dar la bienvenida a los consumidores. Además vendría con un proyecto de hermanamiento turístico con Gobierno del Estado e incluso proyecciones a promoverlo a nivel nacional e internacional”, detalló Milo Ibarra.

Asimismo, añadió que igualmente se sabe que hay atracciones turísticas en cada una de las Sindicaturas y podrían conjuntarse en el mismo proyecto. Para ello, ejemplificó que existen espacios como El cañón del Diablo y las tradiciones indígenas de San Miguel Zapotitlán, en donde también pudiera apoyarse de manera similar, generando espacios que den la bienvenida a los turistas y donde la comunidad indígena pueda tener a la venta algunas de sus artesanías y ofrecer sus servicios a los consumidores.