México a punto de quedarse sin cerveza

El cierre de las plantas cerveceras en México decretado por el Gobierno ante la crisis sanitaria del COVID-19 ha provocado desabastecimiento en las tiendas de abarrotes, que cuelgan el cartel de “No hay cerveza” mientras ven desplomarse sus ingresos a la mitad.

«No hay cerveza porque no hay producción, cerraron las plantas por la enfermedad», explicó este miércoles a Efe Emilio, quien hace una década que regenta una pequeña tienda de alimentación en la populosa alcaldía de Iztapalapa, en la capital mexicana.

Antes de la contingencia, la distribuidora de cerveza descargaba en la tienda de Emilio tres veces a la semana pero ahora ya no pasa. En su local solo quedan algunas latas de las marcas menos vendidas.

A pocas cuadras, Alejandro tiene un depósito desde donde distribuye bebidas a 150 comercios de la zona. Ha pasado de vender 1,000 cajas semanales de cerveza a colgar un cartel de «No hay cerveza».

«Nos afecta cañón (mucho) porque lo que más vendemos es la cerveza. Ahorita que no tenemos, obviamente nos pega. En mi negocio somos ocho familias que de ahí vivimos», contó entre montañas de botellas vacías.

La escasez de cerveza en México era un hecho previsible desde que el 31 de marzo el Gobierno no incluyó la industria de bebidas alcohólicas dentro de las actividades esenciales que pueden permanecer abiertas durante la crisis del coronavirus, que lleva 16,752 casos y 1,569 fallecidos en el país.

Aunque las grandes cerveceras, Grupo Modelo y Heineken, cerraron sus plantas, se creía que había suficientes existencias para abastecer el país durante el mes de abril, pero un nuevo decreto del Gobierno les obliga ahora a parar la producción también durante mayo.

«Está dándose lo que era más o menos obvio. Los inventarios que había en las bodegas se están agotando y no hay producción nueva», explicó en entrevista telefónica Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC).

Rivera advirtió del golpe económico que esto supone para las tiendas de ultramarinos, para las cuales la venta de cerveza representa de media el 40% de los ingresos.

Además, la escasez también se nota en los grandes supermercados, que comienzan a llenar sus neveras de cerveza con otros productos bajo el temor de que no habrá nuevas existencias al menos hasta junio.

Si bien la escasez de cerveza todavía no es total, las marcas más consumidas son difíciles de encontrar y comerciantes denuncian que en las grandes bodegas que todavía conservan existencias el precio para adquirir cervezas ha aumentado cerca de un 30%.

«Antes conseguía el cartón en 380 pesos (USD 15.7), ahorita lo consigo en 600 (unos USD 24.7). Entonces, ya no está saliendo mucho», explicó a Efe Omar, un chico que vende micheladas (cervezas preparadas con sal, limón y piante) en un puesto callejero.

  1. Cuando llegó la pandemia, compró 22 cajas de golpe previendo el desabastecimiento pero ya no prevé comprar más porque «ya no vendo lo mismo que vendía antes».