Los niños sin hogar de México enfrentan la pandemia sin ayuda

Dice, después de pensarlo un momento, que se llama César y que tiene 13 años. En la estación de metro Universidad, uno de los puntos de la Ciudad de México donde todas las mañanas se congregan miles de personas esperando transporte, este adolescente afirma con timidez que no sabe lo que es el coronavirus. Para él es algo menor: tampoco sabe dónde va a dormir esta noche ni qué va a cenar. Lo único que tiene claro es que, viendo a tanta gente con cubrebocas, tal vez es hora de dejar de vender caramelos y conseguir algunas mascarillas para “tener más negocio”.

En México no hay datos claros sobre niños como César, que viven en la calle. Las últimas cifras disponibles del Gobierno capitalino, de 2018, cuentan a 207 menores sobre un total de 6.754 personas sin hogar. La Fundación Pro Niños de la Calle, que cada mes acoge a más de 300 menores en la capital mexicana, eleva la cifra a 3.500 niños. El censo, dicen desde la fundación, es casi imposible por la alta movilidad de esta población. En un país donde 21 millones de menores viven en la pobreza –y al menos cinco millones no tienen acceso a servicios de salud, según la UNICEF– la cifra concreta es anecdótica. Estos menores, expuestos por la marginalidad y la falta de servicios básicos, esperan a su suerte la pandemia del coronavirus, que ha contagiado a 585 personas y dejado ocho muertos.

A Laura Alvarado, directora general de Pro Niños, estos días la tienen preocupada. “Ninguna organización, por mejores intenciones que tengamos, va a poder producir el tipo de respuesta necesaria para frenar esta crisis. Y el Estado no lo está tomando en cuenta”, admite por teléfono. Hace unas semanas, un chico que frecuenta su centro de día empezó a presentar síntomas del nuevo coronavirus. “Era influenza”, dice Alvarado. Su organización se prepara con esfuerzo para la pandemia: “Tenemos camas para recibir a cinco chicos con diagnóstico positivo. Pero nuestra capacidad es mínima y no tenemos adónde dirigirnos en caso de que esto no esté claro. ¿Cómo hace la cuarentena un niño que no tiene un lugar para dormir?”.

El Gobierno ha anunciado la suspensión de sus actividades no esenciales. Los apoyos dirigidos a la infancia incluyen un bono único de 500 pesos (20 dólares) para un millón de familias de Ciudad de México con menores en edad escolar. Las clases han sido suspendidas en todo el país desde el 20 de marzo. “Es una decisión meramente sanitaria e imprescindible, pero no toma en cuenta otras necesidades de los niños”, dice Juan Martín Pérez García, director de la Red por los Derechos de la Infancia (REDIM). “Hay un problema grave con confundir la escuela con la comunidad educativa. La comunidad debería seguir activa, porque por ahí se informa a los padres y se monitorea la salud de los chicos. La decisión del Gobierno se reduce a que se queden en casa, miren la programación televisiva especial y después resuelvan cuestionarios”.

Ramiro tiene 20 años y su hermano, 12. Ambos comen con las monedas que les dejan los conductores de los coches que limpian en semáforos de Coyoacán, al sur de la capital. El martes, contó que hace tres años abandonaron su casa en Toluca, en el Estado de México, porque una tía, su único familiar, “los dejó en la chingada”. Cuando no hay dinero recurren a los comercios. “Algunos ya no tienen para dar. A huevo que esto del virus los está matando”, dice Ramiro.

El freno en la vida económica afectará a los niños de la calle. “La comunidad callejera va a desaparecer. Muchos menores comen por la noche de lo que no se vende en las fondas, que eventualmente dejarán de abrir», dice Alvarado. «Esos espacios, como otros que se generan en la calle, van a desaparecer. Estamos tarde, pero es posible articular acciones rápidas. Aunque sea llevar agua y jabón a los lugares donde se reúnen para dormir”, pide la directora de Pro Niños.

Pérez García, el director de REDIM, considera que hay problemas al comunicar los riesgos de los menores frente a esta epidemia. “Se ha generalizado un mito que la Organización Mundial de la Salud ha insistido en desmentir, y es que los jóvenes no se ven afectados por el virus”, dice. Nancy Ramírez, directora de Incidencia Política de la organización Save the Children enMéxico, ahonda: “Nuestra primera preocupación frente a la falta de atención a los niños, especialmente menores de 5 años, es que son muy vulnerables ante cualquier brote infeccioso. Tienen riesgos muy altos si llegan a enfermarse porque están en pleno fortalecimiento de su sistema inmunológico. Necesitamos una respuesta integral del Estado. Queremos creer que se tardan porque están analizando lo que es mejor”.