Japón planea tirar al mar más de un millón de toneladas de agua radiactiva

El gobierno de Japón analiza tirar al mar más de un millón de toneladas de agua radiactiva que se ha usado para enfriar los reactores dañados de la central nuclear de Fukushima que en marzo de 2011 registró severas afectaciones a causa de un violento tsunami.

«No hay otra opción», afirma ministro de Medio Ambiente
En conferencia de prensa, el ministro de Medio Ambiente nipón, Yoshiaki Harada, sostuvo el pasado 10 de septiembre que en su opinión, Tokio no tiene más opción que “tirar [el agua] al mar y diluirla”.

La declaración ha enfurecido a la industria pesquera de la zona y ha generado preocupación en Corea del Sur y otros países vecinos.

De acuerdo con la BBC, en Fukushima se bombean todos los días cerca de 200 toneladas de agua radioactiva extraída de los reactores dañados.

Este líquido se almacena en tanques con capacidad para recibir entre mil y mil 200 toneladas de agua. Cada uno tarda en llenarse entre siete y diez días.

Se calcula que en tres años ya no habrá espacio para construir más contenedores.

Según reporta el diario El País, un panel de expertos deberá presentar un informe sobre posibles opciones para deshacerse del agua y el Gobierno tomará la decisión final, pero el ministro del Medio Ambiente ya se expresó al respecto:

“La única opción será echar [el agua] al mar y diluirla. El Gobierno en pleno lo va a debatir, pero me gustaría ofrecer mi simple opinión”.
Yoshiaki Harada, ministro de Medio Ambiente de Japón

Tritio, el isótopo radioactivo que no han podido quitar del agua
De acuerdo con Tepco, empresa responsable de la planta nuclear, después de pasar por los reactores, el agua es sometida a un proceso de filtrado que elimina la mayoría del material radiactivo, sin embargo, esto no sucede con el tritio, un isótopo que obliga a almacenar el líquido.

Algunos científicos afirman que el tritio se diluye rápidamente y representa un bajo riesgo para los humanos y los animales, por lo que otras plantas nucleares acostumbran verterlo en los océanos.

Rodney Ewing, profesor de seguridad nuclear en la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, dijo a la BBC que el isótopo permanece durante unos 12 años, así que en unos 120 años más del 99 por ciento se habría descompuesto. Sin embargo, advirtió:

«La fuente de riesgo más importante proviene de otros elementos radioactivos en el agua».
Rodney Ewing, profesor de seguridad nuclear en la Universidad de Stanford
Las otras opciones representan mayores peligros para los humanos, afirman
Sobre las opciones de evaporar el líquido o enterrarlo, algunos científicos como Clara Wren, experta en radiación química de la Universidad de Ontario Occidental, en Canadá, consideran que hay mayores riesgos.

«El costo de evaporar el agua sería enorme y la demanda de energía para tal proceso conduciría a un efecto perjudicial en el medio ambiente”.
Clara Wren, experta en radiación química de la Universidad de Ontario Occidental