El piojo que viene

El piojo que viene
Este viernes pasado el Presidente de la Republica agradeció a las
empresas “que en las últimas semanas, han acatado el llamado de las
autoridades para presentar sus declaratorias de impuesto y pagar
a Hacienda lo que corresponde” declaró. Lo cual es legal, justo y necesario. De dónde sacaron el efectivo, las
empresas, para pagar; pues bueno, esa es otra historia. Usted y yo, normalmente pagamos 3 tipos de impuestos, que explicados de
una manera muy sencilla, son: ISR, que es un porcentaje de nuestros
ingresos; IVA, que se paga cada vez que compramos algo e IEPS, que lo
pagamos cuando cargamos gasolina.
La suma de estos tres impuestos, representa más del 60% del total de
ingresos que el gobierno federal estimo recaudar durante 2020, según lo
decretado en la Ley de Ingresos de la Federación. Lo que es igual a 3.4
billones de pesos, en impuestos directos, de los 5.5 billones de pesos
totales que se pretenden recolectar.
El ISR se cobrará, de una u otra forma, y alcanzará una recaudación
cercana a los 1.8 billones de pesos, la justificación para el SAT es simple,
es un impuesto sobre dinero que se generó el año pasado. IVA, donde se
estima una recaudación cercana a 1 billón de pesos, quedara muy por
debajo, debido a que la cuarentena trunco el comercio de todo lo
considerado no esencial, no me cree, intente comprar un pantalón en el
supermercado de su preferencia. IEPS, pues déjeme decirle que la
ONEXPO, quien aglutina a las gasolineras del país, ha reportado un
decremento en el consumo de gasolina de hasta un 60% en algunas zonas, por lo que, váyanse despidiendo de sus 515 mdp que estaban presupuestados ahí.

Del precio del petróleo, ni para que hablo.

No por ser ave de mal agüero, pero el próximo año, justo antes de que
inicien las campañas políticas para las elecciones intermedias, el grueso delas y los empresarios van a declarar pérdida fiscal, por lo tanto no habrá ISR durante el 2021.

El piojo le ha llegado al gobierno federal.
Que significa esto, que lo presupuestado como ingreso para este año no se
va a cumplir, por lo que el presupuesto de egresos tampoco será
alcanzable, salvo que nos endeudemos o echemos a andar la maquinita de Imprimir dinero.
Así que, podemos irnos despidiendo de la inversión pública durante el resto del año.

Entonces, más vale que los municipios cuiden sus luminarias, ajusten su nómina, eliminen sus diezmos y hagan bien sus baches, pues

más dinero, no les va a llegar.
Aquí es donde entiendo porque el Presidente de la Republica quiere
controlar, funciones exclusivas del Congreso de la Unión, para modificar el presupuesto a su antojo.

Se fue el dinero será poco y a cuentagotas, entonces requiere proteger lo que para él es importante. Si se logra la reforma que pretenden desde el Ejecutivo, la discusión de la Ley de Egresos de la Federación será, confirmada como, solo un circo.

Entonces pregunto ¿Los diputados federales de Sinaloa que postura tienen al respecto?

¿Si somos tu y yo, quienes aportamos cerca del 60% del dinero, porque no se nos ha consultado en que queremos gastarlo?

¿Porque una sola persona decidirá cuál es el destino del dinero que tú y yo aportamos? ¿Nuestros diputados están para defender los derechos de los ciudadanos que habitan sus distritos o para aceptar las recomendaciones de la oligarquía partidaria?
¿Vivimos en una democracia o simulamos una democracia?
Por lo pronto, agárrense alcaldes y gobernadores, se acabó la lana.