El Empresario

“Muchos miran al empresario como un lobo que hay que abatir; otros lo
miran como la vaca que hay que ordeñar; pero muy pocos lo miran como el caballo que tira del carro” Winston Churchill.

La frase me la compartió por redes sociales una buena amiga. Me tome la libertad de analizarla, desmenuzarla y discernirla; pues en estos tiempos de división, pareciera que, todos emitimos juicios sin ton ni son.

Pero, ¿Qué es un empresario? Según la Real Academia Española, empresario es aquel propietario o directivo de una empresa. Enterado, pero ¿Qué es empresa? Según la misma RAE en una entidad en donde interviene capital y trabajo como factores de producción de actividades industriales, comerciales o de servicios.

Insatisfecho con mí investigación, di un paso atrás y busque la raíz
etimológica de la palabra empresa, la cual viene del latín “imprendere” que
significa algo así como: aferrarse a algo con el propósito de desarrollarlo, con esfuerzo y trabajo.

Entonces me pregunto ¿existe sentimiento más noble que aferrarse a algo con la intención de desarrollarlo, poniendo en riesgo mi capital y trabajo?
En México existen 4.1 millones de microempresas (1-10 empleados) y son el 95.4% del total de las empresas del país y aquí es donde empieza lo
interesante, su contribución total al Producto Interno Bruto (PIB) ronda el
51% y participan con el 72% del empleo formal que existe hoy en día.
Las microempresas, aportan más al PIB de México que Pemex.

Por eso me llama mucho la atención escuchar al Sr. López decir cosas como “Si va a la quiebra una empresa, que sea el empresario el que asuma la
responsabilidad, o los socios o los accionistas”

 

Dra. Graciela Márquez –Secretaria de Economía- ser empresario no te hace
un demonio salido del séptimo círculo del infierno, creo que en Harvard,
donde obtuvo su doctorado, ese punto quedo claro.

Es más Dra., en el IMSS de Zoé Robledo –egresado del ITAM- deberían de poner un monumento al microempresario, ya que estos aportan las cuotas de 14.3 millones de afiliados al instituto, casi ¾ partes de los 19.9 millones de empleos formales registrados en México.
Valdría la aplicar la máxima: el que paga, manda.

El mexicano de a pie, es empresario por necesidad. Como no hay empleo, no nos queda de otra, más que salir a poner un negocio y vender lo que se
pueda.

Solo quien nunca ha construido algo, puede denostar con tanta facilidad.
Las palabras tienen valor y aunque como microempresario no ruego por su rescate, les recuerdo que no somos iguales y exijo se me trate con el respeto que merezco, pues nosotros somos quienes tenemos parado a México.

Ya me voy porque ayer fue 17 y hoy me toca pagar mi bimestre, los
microempresarios sabrán de que hablo.

No vaya ser y me caiga un requerimiento, de algún demonio salido del séptimo círculo del infierno.