Aparatos con bluetooth pueden provocar cáncer y tumores, advierten científicos

Una de las grandes desventajas que siguen teniendo las nuevas tecnologías es el necesario uso de cables, situación de la que nos hemos ido librando gracias a avances como el bluetooth. Sin embargo, la advertencia de un grupo de expertos podría atarnos nuevamente a los “hilos metálicos”, pues afirma que la tecnología inalámbrica puede provocar cáncer.

Alta exposición a la radiación
Investigadores de la Universidad de Colorado alertaron que el uso de dispositivos como los auriculares AirPods, implica un alto riesgo para la salud, ya que al ir colocados en el canal auditivo, los tejidos en la cabeza quedan más expuestos a niveles relativamente altos de radiación de radiofrecuencia.

Esto, debido a que el bluetooth funciona a través de pulsos electromagnéticos en el aire, que utiliza para comunicarse con los demás aparatos.

Si bien, sus ondas no son tan fuertes como las de la radio u otras tecnologías similares, los problemas surgen cuando dicha tecnología se utiliza demasiado cerca del cuerpo, pues hay una exposición más directa a la radiación que emite, lo que puede dañar las células si se exponen de manera frecuente y prolongada.

Jerry Phillips, profesor de Bioquímica en la Universidad de Colorado, precisó que algunos riesgos potenciales son la aparición de tumores y otras condiciones asociadas con el funcionamiento anormal de las células, como el cáncer.

Comunidad científica está preocupada
El profesor afirmó que existe una real preocupación en la comunidad científica por el riesgo a la salud humana que implica el desarrollo de tecnologías que operan en las frecuencias de radio, como el Wi-Fi.

En ese sentido, informó que un grupo de 250 investigadores, incluido él, enviaron una petición a las Naciones Unidas (ONU), para exhortar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a vigilar de cerca el tema y emitir más protecciones respecto al campo electromagnético no ionizante.

En contraste, el profesor de bioingeniería de la Universidad de Pennsylvania, Kenneth Foster, quien también ha estudiado los efectos de la radiación en la salud humana, señala que hasta el momento ningún estudio científico ha encontrado evidencia clara de los peligros en niveles de exposición debajo de los límites internacionales.